Obama, aclamado en Nueva York a la salida de una cafetería

Barack Obama, presidente de Estados Unidos hasta el pasado 20 de enero, fue aclamado como una estrella en Nueva York cuando salía este viernes de una cafetería de la Quinta Avenida, en Manhattan. Cientos de personas le esperaron en la puerta del establecimiento, sito en el número 160, en el barrio de Flatiron (a la altura de la calle 21), donde también había un impresionante despliegue de seguridad.

El expresidente, de traje oscuro, con camisa blanca y sin corbata, abandonó el edificio del Club Monaco con un café en la mano, mientras las personas que le esperaban gritaban su nombre, aplaudían y él les correspondía con un saludo. La imagen, tomada desde diferentes ángulos, ha recorrido las redes sociales de manera viral. La cafetería se encuentra a unas 30 manzanas de la Torre Trump.

“Obama, Obama” y “Te quiero” gritaba un numeroso grupo de personas que se arremolinó frente a un edificio que visitó el expresidente en Manhattan, rodeado de varios agentes de seguridad, según imágenes difundidas en redes sociales. Los medios locales indican que Barack Obama se reunió en ese edificio con los filántropos James Simmons y su esposa Marylin, quienes donaron 700.000 dólares a la biblioteca presidencial que tiene previsto establecer en Chicago.

Esa misma noche, Obama sorprendió a los neoyorquinos al asistir en Broadway junto a su hija mayor Malia a la representación de la obra The Price, informan medios locales. Obama y su hija asistieron a la función, una nueva versión de la obra de Arthur Miller, y posteriormente visitaron a los actores, entre ellos, Mark Ruffalo y Danny DeVito.

La compañía teatral publicó una fotografía de la visita en la red social Twitter con el mensaje “estamos muy honrados de haber contado con el presidente Barack Obama en nuestro teatro”. El expresidente estadounidense y su hija abandonaron el American Airlines Theater por una de las puertas traseras del escenario, aunque fueron reconocidos por algunos de los espectadores y transeúntes que les gritaron y aplaudieron.